El año 2020 no será fácil de olvidar para ninguno de nosotros. Estamos a medio camino y parece que ha sucedido más en los últimos 6 meses que en los últimos 10 años. 

This year is being considered by many as the year the earth stood still. Holidays, events, social plans – all cancelled. While it seems like so little has happened, it’s actually quite overwhelming to think about just cuánto ha sucedido en tan poco tiempo. Los cambios que todos hemos encontrado han sido tan dramáticos o tan minuciosos que ninguno de nosotros realmente les hemos pensado mucho. 

El bloqueo ha sido, con mucho, nuestro mayor cambio. Las oficinas han cerrado, los trabajadores han sido despedidos, las empresas han cerrado y es un momento devastador para algunos, pero para aquellos que han conservado su trabajo y han podido trabajar, ha sido una gran lección de adaptabilidad.

Aprendizaje y Desarrollo es un departamento que ha cambiado por completo este año. Durante años, la capacitación se realizó en un aula y cara a cara para mantener a todos interesados ​​y aprovechar el potencial de los alumnos. Este es un ingrediente clave para hacernos sentir que estamos en un entorno seguro y confiable para aprender. Debido a esto, los profesionales de la capacitación han tenido que adaptarse masivamente y realizar mejoras continuas durante los últimos meses para aprender cómo facilitar un aula digital y llegar a un lugar donde el aprendizaje virtual sea tan efectivo como estar parado frente a nosotros.

Los facilitadores de aprendizaje han realizado muchos cambios en la forma en que enseñan. Ahora estamos usando cámaras para vernos para construir una buena relación. Nos empujan a sesiones de trabajo de Zoom en lugar de conversar con la persona que está a nuestro lado. Los chats, la elevación virtual de la mano y los micrófonos de silencio / silencio se han reemplazado simplemente haciendo una pregunta simple. Aunque es nuevo y diferente, tenemos estas nuevas herramientas para crear un espacio de aprendizaje atractivo y efectivo, sin siquiera encontrarnos. 

Antes del cierre, nuestro Gerente de capacitación en Sirenum, Daryl Willett, would deliver 8-hour long classroom sessions, and the thought of doing this online is not appealing to any of us. He’s therefore adapted to the needs of our clients and broken training up into many shorter modules running over several days. He’s also setting exercises to be done outside of the session – after all, why should homework only be given to the younger generation? 

Siempre hemos tenido Sirenum University – a portal full of training videos and assessments that clients can access and complete in their own time. For some, it’s tempting to deliver all of their training in this way, but we feel it’s important to continue facilitating training in real-time, with 2-way communication between the teacher and the learner, to provide a richer and more impactful learning experience.

Cuando lanzamos SirenumGo, una versión simplificada de nuestra plataforma para la gestión de voluntarios que puede implementarse rápidamente, durante el inicio de la pandemia, tuvimos que adaptarnos no solo a la capacitación en línea, sino también a cómo esto satisfaría mejor las necesidades de nuestros grupos de interés. Esto también se aplica a la Sirenum para la gestión del personal hospitalario oferta que desarrollamos durante la pandemia. La capacitación debía brindarse rápidamente para garantizar que nuestros clientes contaran con el personal suficiente para la creciente demanda, y tuvimos que trabajar durante todo el día para capacitar a profesionales de la salud cuando estaban disponibles. Este es solo un ejemplo de cómo Sirenum L&D team have become more flexible, understanding, and innovative in the way they provide training in this new, fully digital learning era. 

Necesitamos eliminar esta idea de que "el entrenamiento funciona mejor como un parto físico". Por el momento no es posible, y puede que no lo sea durante mucho tiempo, por lo que se debe demostrar que las suposiciones de que la enseñanza digital no es tan efectiva deben ser erróneas. La forma de hacerlo es adoptando un kaizen approach – constantly making small changes here and there which will result in an overall improvement. Learning from what works and what doesn’t, and updating your techniques and approaches.

For years, L&D professionals have been talking about facilitating more digital sessions. We now have this fantastic opportunity, which although has forced our hand, means we can take the time to understand how we get it right, and continuously make these micro-changes which we believe, in time, will make online training as effective as traditional classroom learning.